Nuestra forma de trabajar

Paso a paso

1. Diseño de la bicicleta

En Txiper sabemos que una cosa es querer un diseño personalizado de pintura para la bicicleta y otra es tener claro cual es el diseño. Por eso ofrecemos a nuestros cliente un servicio de diseño del cuadro a la carta. Te puedes inspirar en nuestro blog donde encontrarás diseños de bicicletas míticas del pelotón profesional o consultando la sección de Galería de trabajos realizados a lo largo de los últimos años. Para llegar al diseño final fotografiamos el cuadro de tu bicicleta y mediante un programa de diseño informático aplicamos un diseño personalizado que compartimos con el cliente mediante correo electrónico.
Acordamos unos ajustes al diseño según los gustos del cliente y aprobamos un diseño de pintura personalizada final.
Todo este proceso se simplifica si el cliente tiene claro cual es el diseño que desea, en cuyo caso sólo se realiza un contacto de control para comprobar que el diseño elegido y aplicado al cuadro es correcto.

2. Sistema de Lijado

Es el primer paso de trabajo en el cuadro de la bicicleta. Su función consiste en dejar una superficie homogénea libre de resaltos, golpes o magulladuras. Si las hubiere aplicamos masilla para conseguir un cuadro sin imperfecciones ni asperezas.
El proceso es mecánico-manual en el caso de cuadros de bicicleta de hierro o aluminio y exclusivamente manual para los de carbono. Sin el proceso de lijado manual no se podría garantizar que éste se aplique a la totalidad del cuadro y la horquilla a cuyos recovecos no pueden llegar las máquinas lijadoras.

3. Imprimación

Este paso se aplica en la cabina de pintura mediante pistola y su objetivo consiste en impregnar el cuadro con un fijador para su protección y posterior agarre de la pintura base.

En el caso de los cuadros de hierro el fijador es también un protector antioxidante.

4. Pintura base

De nuevo en la cabina procedemos a la fase de pintura base del diseño personalizado. Aplicamos una primera capa de pintura del color predominante del diseño y una vez secado, seguimos aplicando uno a uno los colores complementarios del diseño hasta que el cuadro quede totalmente pintado. El secado de la pintura se hace a temperatura ambiente para que los poros de la pintura no se cierren.

5. Corte de máscaras y vinilo

En esta fase se diseñan todos los detalles que acompañan a la pintura del cuadro y profundizan en la personalización de la bicicleta. Marcas, tipografías, banderas, logotipos de clubes, nombres, etc…
El proceso se realiza con programas de diseño informático y se imprimen a tamaño real mediante un plotter de corte para su posterior pintado.
El cliente tiene la opción de aplicar estas personalizaciones mediante vinilos adheridos al cuadro o pintados sobre la capa de pintura base.

6. Pintura de máscaras

Este proceso se realiza cuando la personalización de los detalles anteriormente mencionados son pintados sobre el cuadro y la horquilla. Se aplican las máscaras y, en cabina mediante aerógrafo, se pintan con los colores elegidos. Se puede llegar a un nivel de detalle asombroso y el acabado resulta realmente espectacular.

7. Secado al horno

Se introducen el cuadro y la horquilla en el horno de secado. Tras 24 horas de calor constante y controlado los poros de la pintura se cierran y el barniz se adhiere formando una sólida capa de protección.

8. Barnizado

Sobre el cuadro y horquilla finalizados aplicamos una capa de barniz mate, semi-mate o brillo para la protección de rayos solares o rasguños. El proceso final  consiste en un pulido general para evitar cualquier mínima imperfección.